En el día mundial del VIH-SIDA, me gustaría que conocierais al Proyecto Gloria, una de las organizaciones más altruistas que he conocido. Durante dos años, yo mismo fui voluntario de este proyecto (aunque el grupo está en Madrid, y los contactos sólo eran virtuales), dando asesoramiento y acompañamiento a las personas que lo requerían desde el canal #sida del IRCHispano, con Trankilo-, y una médica muy simpática y paciente, que no recuerdo como se llamaba, y otros amigos y amigas con los que poco a poco perdí el contacto.

En este día, también me acuerdo de mi primer novio. Se llamaba Juan (supongo que se sigue llamando igual) y era seropositivo. Era mayor que yo: yo tenía 17-18 años, él tenía 30-31. Era el año 1997 (unos 10 meses), y él estaba en Barcelona, y yo en Málaga. En aquella época, Internet era algo que existía solo en algunas facultades, y en los carísimos cibercafés. La velocidad de la red de entonces, con modems de 56kb, se consideraría hoy ridícula, hasta de cara a conectarse con un teléfono móvil, aunque en realidad, nadie tenía internet en su casa, así que daba igual. Teníamos que pagar las llamadas de teléfono. Nos gastábamos un pastón. Él estaba en paro: era albañil, y contrabandista de tabaco, pero había dejado la albañilería, porque le daba miedo que perjudicase su salud, y el contrabandismo, porque su socio era su ex-suegro, y claro… ¡Menuda joya de chico fui a buscar! Él mismo me lo decía, y precisamente por eso, me dejó muy pronto. En aquella época no lo entendí, pero ahora que tengo la edad que él tenía entonces, sí lo entiendo, y me doy cuenta de que actuó con honradez. Me dejó a finales de noviembre, y el 1 de diciembre, con todo el mundo hablando del VIH, no podía dejar de pensar en él. La última vez que le vi, le estaban saliendo esas manchas oscuras en la piel. Mala señal. Luego le ofrecieron un tratamiento experimental, que él aceptó, y unos mese más tarde (cuando ya lo habíamos dejado, pero todavía éramos amigos)… ¡Carga viral indetectable! En su casa hicieron una fiesta con champán. Algún tiempo después, dejamos de hablar.

Se ha avanzado y se ha retrocedido mucho en lo tocante a VIH-SIDA. Ahora sabemos como se contagia, y como se previene el contagio. Sabemos como se desarrolla la enfermedad. En los primeros años de Proyecto Gloria, siempre había que lamentar la muerte de algunos compañeros a los que el virus les ganó la partida. Hoy en día, en los países con un alto nivel económico, ya nadie se muere de SIDA. El los países más pobres, sí. Incluso en aquellos países pobres en los que los gobiernos se comprometen a ofrecer tratamientos, estos llegan tan tarde, que cuando por fin comienzan, ya no son necesarios. Aproximadamente desde 2003-2004, morirse de SIDA, pasó a ser «cosa de pobres» en un país como España, en el que empezábamos a creernos ricos. Si la gente ya no se moría de SIDA ¿Para qué hacer campañas de prevención?

También es posible que las empresas farmacéuticas hayan podido convencer a alguien de que es más rentable no invertir en campañas de prevención. La rentabilidad funciona así: el político de turno no invierte en campañas de prevención, y la compañía farmacéutica en cuestión comparte con él los beneficios que obtiene vendiendo sus productos a un número siempre creciente de enfermos crónicos de la Seguridad Social. Todos ganan. En este contexto, la crisis trae una muy buena excusa para recortar en campañas de prevención. Las farmacéuticas estarán encantadas.

Por otra parte, muchas veces el dinero destinado a «campañas de prevención» se ha quedado en asociaciones de gays que compran preservativos, imprimen un par de carteles, y lo tienen todo dentro de su sede. Y digo asociaciones de gays, porque hasta ahora sólo una vez he visto un preservativo femenino en una campaña contra el VIH promovida por una asociación: extremadura entiende, que es una asociación de lesbianas, mujeres bisexuales y mujeres transexuales. Es decir, sin gays.

Las subvenciones de la lucha contra el SIDA, también en países pobres, han servido para proporcionar un medio de subsistencia cómodo a algunos llamados «activistas» que se han lucrado muy bien a base de no hacer lo que se supone que deberían estar haciendo.

Como suele decirse, entre todos la mataron, y ella solita se murió. Por supuesto, hay grupos que trabajan de verdad contra el VIH-SIDA, por ejemplo, Proyecto Gloria, y hay personas que se esfuerzan muchísimo sin obtener nada a cambio. Las subvenciones no suelen ser para ellos, y cuando les llega algo, es el trozo más pequeño de la tarta, si es que hay tarta. Sin embargo, parece que en lo tocante al VIH, como en la mayoría de las cosas, el auténtico problema que lo dificulta todo, es, sobre todo, la codicia, la ambición, y las ganas de aparentar ser más que los demás. Otra enfermedad, que afecta a las personas que no la padecen, y para la que hasta ahora no hay cura.

En fin, poniendo mi pequeño granito de arena, aquí van algunos consejos sobre el VIH que pueden ser útiles para cualquiera:

– Para evitar el contagio, sigue esta regla: si se moja, cúbrelo. La saliva, el sudor y las lágrimas no pueden trasmitir el VIH, pero los otros fluidos corporales, sí. Condones, film de cocina, y guantes de latex, te pueden ahorrar varios disgustos… porque, además, existen otras enfermedades que también son graves, y se contagian con mucha mayor facilidad que el VIH.

– Si has realizado una práctica de riesgo, hazte la prueba del VIH. Haztela a los 3 meses, y de nuevo a los 6 meses. Sí, que te digan que tiene VIH es jodido, pero más jodido es tener en tu cuerpo un virus que te puede matar, y morirte por no saberlo, cuando se podría haber evitado perfectamente.

– Si crees que podrías estar contagiado, además de hacerte las pruebas, no leas nada sobre el VIH. Como decía trankilo- en #SIDA, si lees que el primer síntoma del SIDA es que te sale un grano en el culo, al día siguiente tendrás un grano en el culo. No falla. Deberías haberte informado antes de tener esa práctica de riesgo. Harás bien en informarte después, porque está claro que te hace falta. Pero entre que sospechas que puedas estar infectado, y recibes los resultados, mejor que ni leas, ni escuches nada.

– Si eres paciente de la UTIG de Málaga, que sepas que te hacen la prueba del VIH y de la hepatitis B sin avisar. Desconozco la política que siguen en cuanto a informar de los resultados (creo recordar que hacer esas pruebas sin avisar, no es muy legal, pero no estoy del todo seguro, así que tal vez me equivoque), pero basta con pedir tus análisis para ver con tus propios ojos si estás infectado o no.

Pin It on Pinterest

Share This