La semana pasada, el día 31 de julio, me llamaron del Registro Civil de mi pueblo para decirme que les habían llamado de Barcelona para decirles que ya han hecho mi partida de nacimiento nueva… pero que no la iban a enviar, así que les han dado también el número de tomo y página para que la pida yo por Internet (o como mejor me parezca) y me la mandarán por el método normal.

Yo pensaba que el Registro Civil, una vez efectuado el traslado de la inscripción de la partida de nacimiento, tenía que enviarte una copia, así que cuando me llamaron para decirme que la habían trasladado, pero no me la enviaban, me cabreé. No sé de donde me saqué la idea de que tenían que mandarme una copia (probablemente me pareció lo más lógico), pero estaba tan convencido de ello que hasta pensé que venía ordenado en el auto de la magistrada. Hasta iba a poner una reclamación y todo…

Pero no. La magistrada no dio orden de que se me enviase una copia de la partida de nacimiento, y el Reglamento del Registro Civil tampoco indica que haya que enviar una copia de la partida trasladada, en caso de traslado de partida. Así que todavía tengo que dar las gracias de que los del Registro de Barcelona llamaran aquí, y los de aquí me llamaran a mí. De no ser por eso, me habría tenido que enterar del traslado por ciencia infusa.

Como a una amiga que hizo el cambio un poco antes que yo le pasó algo similar, ya me esperaba que también ahí habría problemas que demorarían el tema un poco de tiempo más. No podía ser tan fácil (y que conste que ahora es muy fácil, sólo hay que tener paciencia infinita. Hasta que salió la ley que regula todo este asunto, para poder hacer el cambio de nombre y tal, había que ir a juicio… Un juicio que podías ganar o perder, y que normalmente para poder ganarlo requería que te hubieses esterilizado previamente, de modo que quedase bien claro que no ibas a dedicarte a tener hijos). Así que ya estaba yo pensando en pedirlo por Internet de todos modos, pero… ¿Cómo pides una partida de nacimiento para ti mismo, si no puedes demostrar que eres tú? Explico.

Para pedir una partida de nacimiento, sin saber el tomo y la página, tienes que saber el nombre y la fecha del hecho. Pero para pedir  una partida de nacimiento de Pablo Vergara sin saber esos datos, habría que decir que es el traslado de otra partida de nacimiento, a nombre de Elena Vergara, en fecha de 25 de agosto de 1979. Sabiendo eso, el funcionario puede encontrar la nueva partida de nacimiento, ya que las partidas de nacimiento no se destruyen, sólo se cancelan y en el asiento de cancelación aparece el número de tomo y página donde está la nueva, con el nombre nuevo. Eso, si vas al registro en persona, es muy fácil de explicar. Sin embargo, el formulario de Internet para solicitar la partida de nacimiento no atiende a tantas razones ni sutilezas. La otra opción es pedir la partida de nacimiento, para ti mismo, con certificado digital. Pero como el certificado digital está a nombre de Elena, y la partida está a nombre de Pablo, no funciona. Y necesito la partida de nacimiento para poder cambiar el DNI y sacarme un nuevo certificado digital a nombre de Pablo. Pero para eso necesito el certificado digital… en fin.

Mi amiga, la que hizo el cambio un poco antes que yo, lo solucionó yendo personalmente al Registro Civil donde estaba inscrita, pero a ella le pillaba cerca. A mí Barcelona me pilla en el quinto pino, y no tengo pensado pasarme por allí hasta Navidad. En resumen, que todavía puedo ir contento de que les haya dado por llamar para decirme donde está mi nueva partida de nacimiento, porque si no… seguramente habría encontrado la forma de conseguirla (sin tener que ir a Barcelona), pero me habría costado más trabajo.

El mismo día que me llamaron la pedí por Internet. Normalmente, cuando he pedido partidas de nacimiento han tardado unas dos o tres semanas (más o menos lo mismo que tardan en enviarme cualquier cosa que haya comprado en China, sólo que China está mucho más lejos), pero estamos en agosto, y supongo que pedir que te manden algo durante el mes de agosto… es mucho pedir. Paciencia, paciencia y más paciencia…

Por otra parte… ¡Ya soy oficialmente Pablo! La rectificación de sexo tiene efecto desde que se practica en el Registro Civil. Mientras no cambie el DNI, no voy a poder darle mucho “efecto” que digamos, pero bueno…

Como una pequeña anécdota final, cuando estaba reservando el billete de avión y me preguntaba que nombre poner, pensé que, por la ley de Murphy, si lo ponía a nombre de Elena, seguro que me llegaba la partida de nacimiento nueva al cabo de pocos días, para que me diese más rabia. En cambio, si no ponía a nombre de Pablo, seguro que no me llegaba. Entre un efecto de la ley de Murphy y el otro… pensé que me gustaba más el primero, y ha funcionado. La ley de Murphy nunca falla. ^_^

Pin It on Pinterest

Share This