Es muy agradable levantarse por la mañana con buenas noticias, y en este caso, la muerte del dictador que mantuvo oprimida a gran parte de la población del país durante 40 años, es una noticia excelente.

Debemos dar las gracias al juez Garzón de que nos avise de semejante acontecimiento, que sin duda tendrá grandes repercusiones para nuestro país, como por ejemplo… bueno, no se… Lo cierto es que en los últimos 30 años, el Caudillo ha estado bastante tranquilito y nos ha permitido hacer cosas tales como convertir a España en una monarquía parlamentaria, con Constitución, elecciones al Congreso, Senado, Parlamentos autonómicos, ayuntamientos, etc… Ahora las mujeres casadas pueden actuar sin necesidad del permiso de su marido, como si fuesen seres humanos con capacidad completa de obrar, y cualquiera puede divorciarse… o casarse con quien quiera, incluso los maricones y las tortilleras.

Sin embargo, a pesar de todo esto, nadie había podido ni siquiera imaginarse que lo que pasaba en realidad era que Franco había muerto. ¡Y mañana hace justo 33 años! Por suerte, una persona inteligente, competente, culta, con estudios, todo un magistrado como es su señoría el juez Garzón lo ha descubierto y nos ha puesto sobre aviso. Si no, ni nos enteramos, oiga.

Todo esto me da mucha risa. A ver, estoy de acuerdo en que Franco hizo muchas cosas reprobables por las que debería haber respondido, y no se me escapa cual sería mi propia situación si Franco viviera, pero me parece que ya estamos llegando a extremos que son, simplemente ridículos.

Ahora se trata de exhumar cadáveres de las fosas comunes para pedir responsabilidades por sus muertes ¿a quién? También los colectivos de transexuales están movilizándose para pedir responsabilidades por las vejaciones a los que se vieron sometidos (debería decir «sometidas», eran casi todas mujeres) por parte del régimen franquista. Pero… ¡si el responsable lleva 30 años muerto! ¿Tan difícil es eso de entender que ha tenido que venir un juez a explicárnoslo?

Comprendo que aún hoy en día existe gente que siente dolor por las cosas que ocurrieron en aquella época, pero no me parece sano centrarse en un esfuerzo sin sentido que no va a beneficiar a nadie, ni les va a hacer sentir mejor. En mi modesta opinión, si todas estas personas quisieran hacer algo para resarcirse de los hechos del pasado, deberían poner toda su fuerza en asegurarse de que todo aquello jamás se vuelva a repetir.

Sirva esto como ilustración de lo que acabo de decir: una amiga mía tenía la costumbre de ir siempre por la calle mirando hacia atrás y hacia los lados, nunca hacia el frente. La consecuencia que eso era que siempre llegaba donde se proponía, pero la mitad de las veces, o bien se había tragado una farola o una señal de tráfico, o se había torcido un tobillo al tropezar o pisar un agujero, o había estado a punto de atropellarla algún vehículo al cruzar la calle. Así no se puede ir por la vida, hay que mirar adelante para no tropezar.

Edito: inicialmente en el post decía que hace 30 años que Franco murió, pero Rosa me ha corregido y me ha dicho que no, que son 33, así que lo cambio ahora mismo.

Pin It on Pinterest

Share This