A prueba de felicidad

A prueba de felicidad

Allí estaba él. Un hombre anciano, pero todavía física y mentalmente bien. Cómodamente instalado en una habitación individual de un hospital de lujo, con un pequeño ejército de enfermeras y auxiliares que acudían rápidamente a su llamada. Televisión, teléfono, ducha,...

Pin It on Pinterest